Spots emotivos buscan sumar votos



¡Ay de mí! llorona, llorona,
llorona de azul celeste,
¡ay de mí! llorona, llorona,
llorona de azul celeste,
aunque la vida me cueste, llorona,
no dejaré de quererte,
aunque la vida me cueste, llorona,
no dejaré de quererte.
(Folclore mexicano)

El mejor es sin duda el que muestra al candidato blanco Luis Alberto a.k.a. Cuqui Lacalle de Herrera a los sollozos, pidiendo el voto a diversos ciudadanos cuyos rostros se van sucediendo en el spot. Todos evidentemente de Avenida Italia al Norte: no hay allí personas rubias o de tez muy blanca. Es un llanto para la negrada, entonces. Para los malolientes, los vagos, los que deben caer bajo la motosierra. El otro, protagonizado por el candidato a vice Jorge Larrañaga, alias "El Guapo" por su fama de golpeador, no trae nada nuevo: siempre la misma impostación hueca y gritona con frenillo y ceceo incluidos, que se desgañita en un decreto casi improbable: ¡"Vamos a ganar, vamos a ganar, vamos a ganar"! La triple enunciación del decreto me recuerda el 3,33 que parece destinado a sobrevolar la campaña de este Partido Nacional en franca decadencia.

Las principales encuestadoras del país (Cifra, Equipos Mori, Factum) dan un porcentaje cercano al 50% para el candidato frenteamplista José A. Mujica Cordano y un 40% para el ahora lloroso doctor Lacalle, con un 3,2% (+-) de error. Veremos entonces al signado por la Divina Providencia tener que ir a llorar al cuartito, o donde guarde su 3, 33 lejos de la vista del IRPF.