Elébo

Un grupo de compadres y comadres pertenecientes a nuestro ègbé ha levantado con un caluroso festejo sus obligaciones anuales de elébo. Ha sido un ritual más que emotivo, porque a la natural alegría del pueblo de kimbandas que trabajan en esta comunidad se une el hecho que fuese esta la última fiesta de levantamiento de obligaciones por esta línea de servicio en el actual terreiro.
Como es de público conocimiento, nuestras autoridades municipales han decretado la expropiación del padrón que ocupamos desde 1976 para ampliar la Avenida José P. Varela. Desde prácticamente siempre sabíamos que esa expropiación era posible, pero le tocó al intendente Ehrlich hacerla efectiva decretando en acuerdo con el Departamento de Ordenamiento Territorial la necesidad urgente y a la vez hacer una oferta de dinero. Es indudable que la Comuna tuvo en cuenta muchos factores al momento de evaluar el padrón, pero tenemos la total certeza que fueron contemplados también aspectos inmateriales del perjuicio a causar. Los orisha -por medio de los kimbandas, que parecieran ser aquellos más interesados en negociar las cosas materiales que sustentan el mundo espiritual- tocaron el corazón de numerosos amigos que expusieron en sendas cartas la peculiar situación que vive esta comunidad, es decir, que se trata de un templo y no de una casa habitación, y existe una labor cultural importante en cuanto atañe a preservar, difundir y transmitir los valores de las religiones afrobrasileñas que practicamos. Ese argumento sólido y a la vez generoso con mi persona -porque no soy más que un instrumento, un sacerdote que gusta de investigar- motivó en principio al Dr. Alejandro Frigerio a redactar un manifiesto que fuera suscrito además por colegas suyos de otras partes del mundo. Antropólogos, sociólogos y etnólogos de Brasil, Francia, Canadá y Estados Unidos sumaron sus firmas.
Luego tuvimos el enorme honor de recibir un apoyo semejante de artistas plásticos y gente de la cultura rioplatense encabezados por Dany Barreto y Juan Batalla, así como el aval religioso de la Federación Metropolitana de Religiones Afroamerindias de Buenos Aires, cuyo presidente el bàbálorisha Alfredo Echegaray también envió su manifiesto con la adhesión de su centenar largo de templos registrados en esa institución.
Ante todo este movimiento de cartas-documento que esta vez no sirvieron para frenar sino para impulsar, el Dr. Ehrlich abrió los cordones de la bolsa municipal y decretó una cantidad razonable para permitirnos adquirir otro local para nuestras actividades. Ya lo tenemos y estamos desarrollando los proyectos edilicios capaces de adaptarlo a nuestras necesidades rituales.
Por este motivo, nuestro festejo de anoche era doblemente importante: por un lado, celebrar el compromiso de los kimbandas de la casa con su fundamento. Por otro, agradecer a todos aquellos que nos brindaron apoyo en los previos momentos de incertidumbre.
Sete Saias con seu Sete da Lira, seu Marabô con Pombogira da Praia, seu Sete Catacumbas con Maria Padilha, seu Sete Calungas con Rosa Caveira, seu dos Rios con pombogira Menina, seu Tranca-ruas con pombogira das Almas y seu Tirírí con Rosa Vermelha danzaron con más energía que nunca y dejaron en una numerosa asistencia el testimonio de su felicidad.
El resto de los compadres y comadres de la casa han reservado su obligación para fundar la nueva tronqueira donde sus herramientas de trabajo serán instaladas definitivamente.

A todos ellos mi agradecimiento por el honor de haber elegido a mis kimbandas Tranca-ruas y Rainha das Almas para renovar e iniciar en un caso sus obligaciones por este lado. A los amigos que enviaron sus mensajes por mail y teléfono, a los que mandaron y trajeron ramos de flores, a quienes compartieron los frutos de una dura jornada de trabajo representada en una mesa repleta de comida ritual, gracias.
A quienes les fuera imposible llegar también, porque sabemos que su intención era la de acompañarnos en este evento.
Que el pueblo de kimbandas de esta comunidad abra el camino para nuevas y futuras celebraciones como ésta.
Laròye, Eshu.
Omodoké, erubandé, salve o Povo da Rua!

(Apenas las tenga van las fotos)

2 comentarios:

Iyá Peggie "'Fawunmi" dijo...

Iré Ègbé Ti Songó
Oré Mi Obanisé
Aquí tenemos una prueba cabal y efectiva del profundo valor de nuestra obra al servicio de los Òrìsàs.
Tierras consagradas y a consagrarse...Tierra al fin. De allí venimos y allí volveremos.
La Cultura como valor social no es la misma que se le asignan en nuestras prácticas donde le agregamos el Culto a la Cultura como precepto.
Nunca tus Kimbandas hubieran renegado de este desafío , no hay desarraigo para ellos, seguirán siendo restituidores del Asé que TU supiste conservar al detentarlo limpio, honorable y puro.
Ellos están arraigados en TI, en tu amor y dedicación.
Seguramente ,un bien de valor tan alto para nosotros como practicantes, nunca podrá ser "Valuado" por ningún funcionario en su justa medida.Siempre será menor....
Mis Kimbandas Seu Trancaruas Das Almas y María Padilha Das Almas deben haber bailado también en esta noche junto a tus Compadres celebrando la nueva etapa, el nuevo desplazamiento al que ellos están habituados a transportarse junto a los seres de bien que Hacen el Bien y son recíprocos con los avatares de Omio-Babá.
Laróyé Èsu.
'Fawunmi Odugbemi

Milton Acosta, Òséfúnmi ti Bàáyin dijo...

Ore bínrin mi Fáwunmi
Aláafìá!
Ela awúre wa.

Seguramente estuvieron: se sentían, porque era una fiesta de amor y amistad. Y lo harán "in corpore" cuando está funcionando este nuevo local que se iluminará con tu presencia de compañera de ruta noble, digna y sabia.
Obàrà respondió y agradezco infinitamente a bàbá Òrunmìlá por tenerme consideración aun sin ser parte de Su culto. Ese privilegio te lo debo, como tantas cosas que me has dado en este tiempo de contacto. Que Olóòrun bendiga siempre esta nuestra amistad y comprensión. Seguimos en el camino que, pequeño o grande, es nuestro indeclinablemente por elección lèsè Apèrè Ìwà.
Que tu bendición me inunde, ìyá mi.