Genio y figura...

La larga espera se hacía tediosa. Pérsico iba y venía por la calle hablando por teléfono, Depetri miraba desde un costado, D Elía no quería ni hablar. Cuando llegaron los últimos discursos aumentó la tensión.

"Cobos, te vamos a matar" y "eso nos pasa por tener un radical" se combinaban con los cantos habituales en favor de las retenciones. A las 4, Cobos habló. Hubo silencio e insultos con cada inflexión discursiva. "Este tipo está loco", repetía Pérsico.

Cuando llegó la votación, estalló la bronca, los piedrazos y las pintadas. Durante 10 minutos, la situación parecía a punto de desbordarse. Un funcionario se acercó a D Elía: "Ahora a casa, pero mañana lo llamás a Parrilli a primera hora. Hay que acordar una estrategia". "Si uno se acuesta con radicales, amanece traicionado. Acá hay una conspiración", dijo D Elía mientras subía a una Trafic.

"¿La etapa que se viene es más violenta?"- preguntó LA NACION. Contestó (D'Elía) mientras se ponía el cinturón de seguridad: "Sí, probablemente".

En las cartas a La NACION, una lectora señala:

Señores piqueteros Parrilli, Moyano, Moreno, Tomada, D'Elia, etc. etc.: realmente todos ustedes no son personas, son individuos que actúan por y con emoción violenta. La única meta que tienen es el poder, la coima, el dinero mal ganado, la manipulación de voluntades, la imposición de ideas, la violencia. Sus prácticas ya han hecho mucho daño en la historia de este país y es lamentable que quieran continuar imponiéndolas. Los gremios están para defender los derechos de los trabajadores por derecha, en paz y para todos (sin color político) BASTA DE BOMBOS, BASTA DE ESPACIOS PÚBLICOS OCUPADOS Y DESTROZADOS, BASTA DE CARAS TAPADAS Y PALOS, BASTA DE CARTELONES Y PINTADAS INTIMIDATORIAS, BASTA DE PUÑOS CERRADOS, BASTA DE COBRAR SIN TRABAJAR...

En lugar de cometer error tras error deberían dedicarse a la tarea por la cual reciben un sueldo de igual menera que todos los ciudadanos. D'ELIA USTED YA DEBERÍA ESTAR PRESO Y POR SUPUESTO DESPOJADO DE SUS GANANCIAS!!!!!!

Ya produce repugnancia tanto odio...