En busca de la reina de Saba


Ahora, en el lugar donde pudo estar su último hogar y su sepulcro, la profesora y museóloga Lynne Teather de la Universidad de Toronto, está tratando de desenterrar la historia de la reina (historia contada parcialmente en el Viejo Testamento) y a la vez rendirle tributo con un nuevo museo nigeriano y un centro de interpretación.

Peregrinos musulmanes y cristianos llegan cada año a este lugar en Ike-Eri, Nigeria, para rezar y rendirle honores a la reina de Saba (también conocida como Bilikisu Sungbo por los islámicos) a pesar de que Etiopía sostiene que está realmente enterrada en su territorio.

"Los conocimientos indígenas y las tradiciones orales sostienen que éste es el santuario de la reina. Trabajar con el proyecto Bilikisu Sungbo, no sólo nos permitirá aprender sobre esta reina maravillosa, sino que pondremos en marcha un estudio de viabilidad sobre cómo unir del mejor modo el turismo y estos sitios llenos de herencias históricas", explica Teather.

Teather quiere investigar el impacto en la población local de construir las instalaciones vinculadas al museo proyectado, las nuevas oportunidades de empleo y las presiones sociales al hacer de esto una atracción turística. Todo ello, mientras se intenta desvelar la historia de esta figura poco conocida en la historia.

"Uno de los desafíos para arqueólogos e investigadores como yo, es que, por ejemplo, puede haber mucha tradición oral sobre Bilikisu Sungbo en este lugar, pero nadie está autorizado a hacer una excavación por tratarse de un sitio religioso. Por tanto, nos vemos obligados a emplear otros métodos de investigación" señala Teather.