¿Por qué comer hamburguesas de MacDonald's?


Lejos de los reclamos que se hacen al gobierno desde varios frentes para que se permita una suba del tipo de cambio que mitigue los impactos de la pérdida de competitividad, según el Índice Big Mac que elabora la revista The Economist, el precio del dólar en Uruguay debería estar por debajo de los niveles actuales y a $ 19,2 para equiparar el poder de compra de Estados Unidos. Según la última medición del índice, el peso uruguayo debería apreciarse respecto del dólar (el cual debería costar un 15,4% menos que los $ 22,70 a los que se cotizaba al 30 de enero, día que se tomó como referencia para los cálculos) La conclusión de que el peso está subvaluado surge de constatar que mientras en Uruguay la hamburguesa Big Mac cuesta US$ 2,99 ($ 68) en Estados Unidos se vende a US$ 3,54. Esto implica que el dólar debería valer $ 19,2 ¡para que la hamburguesa tuviese el mismo valor en ambos países!

Luego de la caída que registró sobre mediados del año pasado llegando a los niveles sugeridos por el índice Big Mac, el tipo de cambio aumentó sobre fin de año. El índice Big Mac se basa en la teoría de la paridad del poder adquisitivo que implica que el dólar debería comprar la misma canasta de bienes y servicios en todos los países. La forma de hacerlo equiparable en este caso es tomando lcomo indicador la hamburguesa Big Mac que fabrica McDonald`s ya que su elaboración es igual en los casi 120 países en que se comercializa...

En Argentina el peso también está subvaluado. En la vecina orilla un dólar debería costar 3,25 pesos argentinos para mantener la paridad de poder de compra y no 3,49 pesos argentinos como se cotizaba al 30 de enero, según The Economist. En Brasil, según el Índice Big Mac, el real también está subvaluado respecto del dólar aunque en menor medida que lo que está en Argentina o Uruguay. Para la revista inglesa el real debería costar 2% menos. Un dólar debería costar 2,27 reales. En relación a la región, luego del peso de Chile y el sol de Perú, el peso uruguayo es la tercera moneda que está más subvaluada. En Chile el dólar debería estar 29% más barato y en Perú 28%. En una lista de 33 países comparados por el índice de la hamburguesa, 27 deberían ajustar su tipo de cambio reduciendo el precio del dólar frente a la moneda local. Por el contrario las monedas de Suiza (+58%), Noruega (+63%) y Dinamarca (+43%) son las más sobrevaluadas respecto del dólar. En Suiza la hamburguesa Big Mac cuesta US$ 5,60, en Noruega US$ 5,79 y en Dinamarca US$ 5,07, por arriba de los US$ 3,54 que sale en Estados Unidos. El Euro sigue estando sobrevaluado en el parámetro de la hamburguesa aunque en menor medida que lo que estaba sobre mediados del año pasado según The Economist.

A lo que hemos llegado: a definir el tipo de cambio, no por las relaciones económicas de cada país, sino por la comparación con un engendro grasoso de dudosa calidad cuyo tamaño hostia se disimula por una rodaja de queso cubierto de salsas y cuesta $68, mientras hay quien no compra un kilo de pulpa por un poco más de esa cifra del que se sacan nueve o diez espléndidos bifes para convertir en sanos "chivitos".

Desdolaricemos, por favor, y no consumamos esas porquerías de McDonald's que producen niños y jóvenes obesos... y hasta algunos adultos adictos y obsesivos también.