Valdenses celebran 150 años en Uruguay

Parte de la comunidad valdense se reunió en Florida, el primer lugar donde recalaron luego de su emigración desde Europa. Aquí fueron perseguidos por la Iglesia Católica y huyeron a Colonia, departamento donde fundaron la primera colonia rioplatense y de la que son un auténtico ícono.

Recuerdos. En Florida, los valdenses se reunieron en el sitio donde se situaba el primer rancho donde realizaron sus cultos.
Recuerdos. En Florida, los valdenses se reunieron en el sitio donde se situaba el primer rancho donde realizaron sus cultos.

"La esperanza es mapa que dibuja nuestro pueblo en busca de otras rutas / La esperanza es larga caminata, sueño de una tierra liberada, hacha y pala de amor / La esperanza es carta que escribimos a los niños, hijos de estos hijos / La esperanza es árbol que plantamos, un camino que abres con tus manos y otros llegan hasta el mar".

Estas estrofas bien pueden resumir la esencia de la historia valdense desde su origen así como la de su colonización en tierras del Uruguay. Son pasajes de uno de los himnos que entonaron más de 150 valdenses este domingo en un campo cercano a La Macana, a menos de 10 kilómetros de Florida capital. Celebraban allí los 150 años de la fundación de la primera colonia valdense en Uruguay, Villa La Paz, en el departamento de Colonia; pero no estaban en Florida por mero capricho sino porque en ese lugar se encontraba hace un siglo y medio el rancho donde realizaban sus cultos las familias que intentaron la primera colonización valdense en Uruguay.

Alcanzaron a ser 250 colonos llegados desde los Valles Valdenses. Si bien algunas de esas familias disfrutaron momentos de bonanza, también vivieron penurias producto de prolongadas sequías a lo que se agregó tener que soportar los pasajes de los revolucionarios que se llevaban con ellos los caballos y arrasaban con las siembras, cuando no les quemaban los campos.

La Iglesia se opuso

No fue todo. También hubo que enfrentar al cura párroco Dr. Francisco Majested, "una de las figuras intelectualmente más encumbradas de la Iglesia Católica en estos países del Río de la Plata", según lo presenta César Rodríguez Jourdan en el trabajo "Colonos Valdenses en Florida." Majested, que por ese entonces estaba a cargo de la Iglesia de la ciudad, era un predicador español de vasta trayectoria que en su juventud había estado a cargo incluso de los sermones ante el rey Fernando VII. Llevó a cabo una prédica de hostilidad hacia los protestantes. "Algunos de los colonos no dormían por miedo de ser asesinados", apunta Roger Geymonat en su libo "El templo y la escuela", citando informes de la época. Tenían motivos, pues el español llegó a pergeñar una matanza, de acuerdo al trabajo de Rodríguez Jourdan.

Consiguió así que los valdenses marcharan hacia Colonia donde fundaron Villa La Paz, la primera colonia valdense del Río de la Plata.

Colonia es el epicentro del Río de la Plata, región en la que viven aproximadamente doce mil valdenses. No veneran imágenes y se organizan de modo horizontal, sin jerarquía de clero. "Es una iglesia de laicos", explicó a LA REPUBLICA Blanca Armand-Pilón. La colectividad valdense tiene una rica historia en el país. Crearon escuelas paralelas a sus templos, siendo estas mixtas y laicas. "No se daba instrucción religiosa; fueron las primeras escuelas laicas", dijo la valdense. Posteriormente se entregaron al Estado. El primer liceo del interior país, Daniel Armand-Ugón, que acaba de cumplir 120 años, es una creación de los valdenses.

Según Armand-Pilón, lo que hizo Pedro Valdo en Lyon, en el siglo XII, fue "traducir al idioma de la gente sde la Biblia, sobre todo el Evangelio de Jesús". El movimiento iniciado por Valdo, un comerciante que distribuyó sus bienes entre los pobres, también es conocido como el de "los pobres de Lyon". Así surgieron los valdenses que fueron objeto del odio y la persecución de la iglesia católica a la que enrostraban su riqueza antievangélica y su disipación.