La Pascua cristiana, el huevo y los conejos


diseño de Thalía Took


Desde los comienzos de la humanidad el huevo fue sinónimo de fertilidad, esperanza y renacimiento. El huevo adiquirió importancia dentro de la mitología egipcia cuando el Ave Fénix se quemó en su nido y volvió a renacer más tarde a partir del huevo que lo había creado en un principio. También los hindúes sostenían que el mundo había nacido de un huevo.

Los huevos de pascua en la antigüedad eran de gallina y de pato, y en la Edad Media les eran regalados a los niños durante las celebraciones. Durante el Renacimiento los cristianos comenzaron a obsequiarse huevos durante la Semana Santa y alprincipios del Siglo XIX en Alemania, Italia y Francia aparecieron los primeros huevos hechos con chocolate con pequeños regalos adentro.

En cuanto a la decoración, los huevos de pascua siempre han representado un desafío para los reposteros. Pero las diversas culturas fueron decorando de manera diferente los huevos. En sus comienzos, eran pintados a mano con colores estridentes que representaban la luz del sol. Los huevos se hacían uno a uno con un molde prefabricado, lo que dificultaba mucho su elaboración masiva. Los colores estridentes fueron apareciendo con las grandes producciones industriales de huevos de chocolatepor los años 20 y 30 del siglo pasado.

  • Los orígenes del Conejo de Pascua

El conejo de Pascua no es un invento moderno. Tiene su origen en las celebraciones anglosajonas pre-cristianas. El conejo, un animal muy fértil, era el símbolo terrenal de la diosa Easter, a quien se le dedicaba el mes de abril.

El conejo como símbolo de la Pascua parece tener sus orígenes en Alemania donde es mencionado por primera vez en algunos textos del siglo XVI. Los primeros conejos comestibles se fabricaron en Alemania en el siglo XIX, de pastelería y azúcar.

La tradición del conejo de Pascua fue introducido en EE.UU. por los inmigrantes alemanes que llegaron al Pennsylvania Dutch Country durante el siglo XVIII. La llegada del "Öschter Haws" se consideraba uno de los grandes placeres de la infancia, equivalente a una visita de Papá Noël en Nochebuena. Los niños creían que si se portaban bien,el "Öschter Haws" les traería huevos de colores. A estos efectos se construían nidos en lugares apartados o escondidos de la casa, el granero o el jardín para que escondiera sus huevos el conejito. Más tarde empezaría la tradición de construir elaboradas cestas de Easter para recoger los huevos coloridos.