Guerrillas comunicacionales: la semilla de la discordia


Dejad que los niños vengan a mí...

La decisión de Hugo Chávez de integrar "guerrillas comunicacionales" con adolescentes de liceos públicos llevó a opositores, organizaciones de padres y activistas a criticar la acción por considerar que politiza las escuelas y promueve mensajes de violencia entre los jóvenes. Las autoridades han rechazado los cuestionamientos asegurando que "lo que se pretende es crear jóvenes críticos para que den respuesta a las campañas malintencionadas de los medios privados locales". El gobierno arrancó a inicios de semana la "guerrilla comunicacional" en tres escuelas públicas de la capital, para enseñar a los adolescentes a utilizar videograbadoras, teléfonos celulares, internet y cualquier otro medio para difundir noticias afines al socialismo bolivariano.

El dirigente del partido opositor Alianza Al Bravo Pueblo, Sergio Contreras, acudió el jueves a la sede de la UNICEF en Caracas para solicitar un pronunciamiento de esa agencia sobre la iniciativa de Chávez con un grupo de 75 jóvenes con edades entre 13 y 17 años. Contreras tipificó la acción como un "proceso de destrucción venezolano que se configura cuando a los niños y los jóvenes se los incorpora a una determinada política y se les enseña a manejar armamentos en una campaña guerrerista". Como prueba de su denuncia, el dirigente mostró algunos textos de la página de internet que promueve la iniciativa oficialista, donde se enseña técnicas para pintar murales en las calles y se muestra imágenes de armas, así como hombres encapuchados y fallecidos en los desórdenes callejeros de 1989 en Caracas.

La organización Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea) objetó la iniciativa oficialista en un comunicado que señala "el involucramiento de los menores en la desgastante polarización que tanto daño ha causado a la sociedad venezolana, motivándolos a enfrentar a quienes tengan opiniones críticas al gobierno, inclusive a sus padres y familiares".

"Estamos dándoles herramientas a los muchachos para la paz, para la comunicación, para la verdad " -declaró Ismenia Fernández, directora de la zona educativa del estado centro costero de Carabobo al defender la iniciativa. Fernández justificó el programa porque "los medios de comunicación privados... no reflejan los logros del gobierno".

"Todo está bien normal aquí" -afirmó Gabriela Pereira, una estudiante de la escuela donde se lanzó la iniciativa oficialista. "Si no hubiesen inaugurado eso (la guerrilla comunicacional) no nos hubiesen arreglado el liceo, que se estaba cayendo abajo"- agregó Pereira, de 15 años.