Feliz cumpleaños

Feliz cumpleaños, Marianela Errecalde. Que Òsun, tu madre divina, esté contigo este y todos los días de tu vida para que todas las metas que te has propuesto cristalicen de la mejor manera. Mucho perfume, oro y espejos para ti, para que reflejen al mundo el tesoro de tu ser interior.

Como cada año me olvido -confiteor vobis: soy terrible para recordar fechas- quiero saludar a mi amigo bàbá Carlos Jacod por un nuevo año más de oportunidades a su prolífica vida a cumplirse el 4 de mayo. Aparte de sus cualidades como ser humano valioso y sacerdote consciente destaco su sentido del humor, una de las virtudes que más aprecio en la gente. ¿Qué sería de este mundo tan atribulado de no existir gente capaz de vivir con un alto astral? Carlos, hermano querido, que disfrutes tu día junto a tus seres más cercanos y con quienes se acerquen atraídos por tu innegable don de gentes...

Y el 6, mi nieto Franco Acosta González, que luego de asomarse a este mundo antes de lo esperado crece feliz, saludable e inquieto en una etapa de travesuras propias de sus tres añitos.

El 9, mi hijo Santiago -uno de mis tres orgullos paternales- un trabajador incansable y un exitoso en base a esfuerzo continuo: un buen hombre y padre de tres hijos maravillosos.
También el 9, Eduardo Escalera, que me ha regalado casi tres décadas de amistad e intercambio.

A todos, felicidades. Que las bendiciones de orisha les colmen y sacien y sean fuertes, prósperos y llenos de salud e inteligencia.