No existe danza fea, lo que es feo es no atreverse a danzar.

Mi más cálido homenaje a quien hizo época desafiando los prejuicios de su tiempo y los del color de la piel: Joséphine Baker. A fin de cuentas, "banana belong to Changó" (como dice Willie Chirino)