Partos como Dios manda: a la antigua, de cuclillas

Río Òsun (Nigeria) Habitat natural de la divinidad yòrùbá de los partos.

El próximo año Uruguay tendrá su primera Casa de Partos; un lugar donde se prioriza el tipo de parto que la mujer quiera tener y que apuntará a reducir tiempo y costos para el sistema de salud pública.

El Ministerio de Salud Pública dio luz verde a los estudios que permitan la habilitación -que demora entre tres y seis meses- de la institución, cuyo plan piloto de dos años será gestionado por la ONG internacional With Women (Con Mujeres) y el Instituto Perinatal del Uruguay.

La Casa de Partos o Centro de Maternidad Comunitario Descentralizado (que ya existen en Brasil, Honduras, Guatemala, México, África y Europa (-¿?-)) apunta a que las mujeres puedan tener una opción "más humanitaria" a la hora de tener un hijo, explicó a El País la cofundadora de With Women, licenciada y trabajadora social norteamericana Dana Combest.

En esta "casa", las mujeres tendrán la última palabra luego de haber sido previamente informadas sobre todas las opciones. Además se descartarán algunas prácticas como el enema, el rasurado y la episiotomía (a no ser que sea absolutamente necesaria) Combest dijo que estas prácticas van contra la humanización de los partos y científicamente se ha demostrado que no aportan beneficios a la futura mamá.

La Psicóloga uruguaya Flavia Previtali, coordinadora general del Instituto Perinatal, agregó que otro aspecto que se considerará es la posición para dar a luz ya que en cuclillas o sentada es mejor que sobre su espalda según las evidencias científicas. Además se realizarán talleres de nutrición y se ayudará a la mamá a amamantar. Es decir que se apoya antes, durante y luego del parto a toda la familia.

NACIMIENTOS. No cualquier nacimiento podrá ser atendido en esta institución. En un principio sólo se tratarán aquellos considerados de bajo riesgo; es decir cuyas madres no presenten condiciones médicas adversas como enfermedades del corazón, problemas renales o hipertensión. Tampoco que traigan más de un hijo, que sean bebés prematuros o que no estén en posición cefálica. Además, por ser un plan piloto, estará destinado para la población de Salud Pública y será obligatorio que cada mujer se haga como mínimo cinco exámenes prenatales antes de poder dar a luz en este lugar.

Combest explicó que el motivo es que las condiciones adversas mencionadas antes tienden a aumentar el riesgo de un problema durante el parto. Y en una casa como esta, donde no se tiene la infraestructura para tratar una cesárea u otro problema quirúrgico por ejemplo, "es importante que hagamos todo lo posible para que el nacimiento sea de bajo riesgo". Además, al pedir esa cantidad mínima de exámenes cumplen un requisito del MSP, como el hecho de contar con servicios de ambulancia que permita realizar un traslado a un centro asistencial en menos de 30 minutos.

El objetivo para el primer año es atender uno o dos nacimientos por día, pero el número crecería ya que se espera que también lo haga el centro.

La ministra Muñoz dio el visto bueno

Flavia Previtalli aclaró que la ministra María Julia Muñoz solicitó que los partos sean atendidos por personal calificado y que se esté en coordinación con un centro hospitalario ante una eventual derivación. La casa de partos -cuyo alquiler se firmará la próxima semana- estará ubicada en la zona de Colón. Muñoz elogió la locación por ser una zona donde la población no tiene fácil acceso al sistema de salud.

El País Digital