Menchi

Agarrársela con la soja y el dibujo de un caricaturista prestigioso fue un acto desesperado. ¡Te queremos, Cris! A veces nos molesta un poco tu tono, pero te queremos ahí, en tu puesto. Gobernar sin enemigos de peso a la vista es la verdadera pesadilla de un presidente. (Perdón: una presidenta)

"Quiero decirles, argentinos y argentinas, hace apenas dos días que se cumplieron cien días desde que juré como Presidenta de todos los argentinos y créanme, hermanos y hermanas, que nunca había visto en tan corto tiempo tantos ataques a un gobierno surgido del voto popular, nunca tantas ofensas, nunca tantos insultos. ¿Y por qué? Parece que sólo he cometido un pecado: haber sido votada por la mayoría de los argentinos en elecciones libres, populares y democráticas. (Aplausos) ... Tal vez, además de ser votada, tenga otro pecado: el ser mujer, pero de los dos me siento orgullosa, de ser mujer, la primera que gobierna la República Argentina en nombre del voto popular. (Aplausos)...Esta vez no han venido acompañados de tanques, esta vez han sido acompañados por algunos “generales” multimediáticos que además de apoyar el lock out al pueblo, han hecho lock out a la información, cambiando, tergiversando, mostrando una sola cara. Son los mismos que hoy pude ver en un diario donde colocan mi caricatura, que no me molesta, a mí me divierten mucho las caricaturas y las propias son las que más me divierten, pero era una caricatura donde tenía una venda cruzada en la boca, en un mensaje cuasi mafioso. ¿Qué me quieren decir, qué es lo no puedo hablar, qué es lo que no puedo contarle al pueblo argentino?

"El arte de ser sabio es saber exactamente qué ignorar"

Hermenegildo (Menchi) Sábat
es un afamado dibujante oriental, hijo del prestigioso profesor e historiador don Carlos Sábat Pebet y de la poetisa Matilde Garibaldi. No es un improvisado: nació en el seno de una familia instruída a la vieja usanza donde el libro, la información y la cultura general eran tan importantes que formaban parte de la vida cotidiana. Menchi tuvo ojos y manos para el dibujo y la necesaria formación intelectual para ser un caricaturista excepcional reconocido en gran parte del mundo. A cualquier persona más o menos notoria del ámbito comprendido entre las dos márgenes del Río de la Plata le hubiese halagado verse caricaturizado por este monstruo, menos a la presidenta de Argentina que, teniendo temas de relevancia urgente a tratar en un malhadado discurso que lo único que exhibió ha sido debilidad prepotente, decidió referirse a una caricatura suya hecha por el artista a quien trató de enviarle un "mensaje mafioso". Parece que a la señora no le gusta ser vista con otros ojos que no sean los propios o los de sus obsecuentes de turno. A mí la caricatura me pareció estupenda. Es una pena que la señora carezca de la necesaria cultura que transmiten los símbolos para poder apreciarla.