El don de la tierra


De nombre científico Arachis hypogaea, y conocido popularmente como maní (voz taína), cacahuate (voz náhuatl), cacahuete (sólo en España) o cacao (sólo en Valencia), el maní es una planta anual de la familia de los guisantes o arvejas (Fabaceae), cuyos frutos, de tipo legumbre contienen semillas apreciadas en la gastronomía. Pero se considera mundialmente como un "fruto seco". Es una planta fibrosa, originaria de América y llega a medir de 30 a 50 cm de altura. Los frutos crecen bajo el suelo, dentro de una vaina leñosa redondeada que contiene de dos a cinco semillas. Al ser su fruto una cascara leñosa sin pulpa, se lo considera un tipo de fruto seco.

Ha sido cultivado para el aprovechamiento de sus semillas desde hace 8.000 ó 7.000 años. Los conquistadores españoles observaron su consumo al llegar al continente en la zona y alrededores del Imperio inca (Perú) Se cree originario de las regiones tropicales de América del Sur, donde algunas especies crecen de modo silvestre.

El arqueólogo estadounidense Tom Dillehay descubrió restos de maníes de 7,840 años en Paiján y en el valle de Ñanchoc, Perú. La especie pertenece a la familia de las leguminosas, y se cultivó por primera vez en la zona andina costeña de Perú, según los restos arqueológicos de Pachacámac y del Señor de Sipán. Los incas extendieron su cultivo a otras regiones de Sudamérica y los colonizadores lo hicieron en Europa y en el continente africano. El estudioso afroamericano George Washington Carver lo propuso para la industria. En la actualidad su cultivo se ha extendido ampliamente por regiones de Asia y África.

Se siembra a finales de primavera, y se recolecta a finales de otoño. Su cultivo se viene realizando como desde las épocas remotas en las que los pueblos indígenas lo cultivaron, tal y como queda reflejado en los descubrimientos arqueológicos realizados en Pachacamac y otras regiones del Perú. Allí se hallaron representaciones del maní en piezas de alfarería y vasijas. En África se difundió con rapidez, siendo esta legumbre un alimento básico en la dieta de numerosos países, razón por la cual algunos autores situaron el origen del maní en ese continente. Las cáscaras, obtenidas como subproducto, se emplean como combustible.

Un detalle fascinante de la planta del maní es que las flores, luego de la polinización, se hunden en el suelo; y el fruto -el maní o cacahuate (una legumbre indehiscente)- se desarrolla subterráneamente.

Hoy en día los principales países de cultivo son China y la India, donde se utiliza sobre todo como materia prima para la producción de "aceite de maní".