El pazo gallego: fortaleza y vivienda señorial




El pazo gallego es la vivienda rural señorial del noroeste. Los pazos aparecen a finales de la Edad Media con carácter de fortaleza, como lo atestigua alguna torre que perdura -generalmente almenada- y algunos huecos de aspilleras en la planta baja. Al normalizarse la seguridad en el campo como consecuencia de la política de los Reyes Católicos, van transformándose estas casas-fortaleza en los pazos, donde el señor atendía sus propiedades y convivía con los campesinos.

Son edificios que conservan la austeridad castrense en su organización y aspecto. Generalmente, el conjunto está formado por un gran cuerpo principal de planta rectangular, al que se adosan otros complementarios para capilla, galerías, dependencias de servicio, cocinas. etc. Su estructura es de gruesos muros de fábrica, construidos con sillares de granito de espesores próximos al metro y organizados en dos crujías con sus muros de traviesa. Suelen ser de dos plantas: la inferior destinada a almacenes, graneros, establos y dependencias complementarias de la vida agrícola y ganadera, y la superior para vivienda de los señores.

Del portalón de acceso arranca una importante escalera, desarrollada en tramos de peldaños y mesetas de granito y antepechos del mismo material o barandillas con balaustres de hierro forjado.

Las estancias son amplias, con crujías de seis o siete metros de luz, forjadas con envigados de castaño, entablados por encima con análoga madera.

Las fachadas son muy simples con alternancia de huecos y macizos en los que dominan estos últimos; los huecos son generalmente alargados en vertical, con carpintería de hojas acristaladas y sólidas contraventanas, que forman los fraileros interiores. En el paramento más noble de la fachada campea el escudo familiar.

En las fachadas orientadas al este y al sur -opuestas a los vientos de lluvia dominantes- se abren a veces en la planta baja soportales y, en las superiores, solanas o galerías, frecuentemente acristaladas con machones de granito o columnas del mismo material. En el salón principal se abren balcones con el vuelo de sus repisas formado por ménsulas voladas de granito, de perfiles muy sencillos. Las barandillas suelen ser de hierro forjado, que en Galicia toda es de exquisita factura.

La cubierta es casi siempre a cuatro aguas, resolviéndose en el cuerpo principal al que acometen los secundarios. Los aleros son de escaso vuelo, apoyados sobre canes de piedra o formados por molduras de perfiles sencillos sobre los que asoman las tejas.

El conjunto está rodeado por una romántica vegetación, con abundante hiedra, siempre lustrosa y algo melancólica bajo la fina lluvia de las "aguiñas de calabobos".

El pazo, síntesis feliz de la arquitectura gallega, a la vez fortaleza y vivienda señorial, se encuentra tanto en el campo como en los pueblos y las ciudades.

En la fotografía puede verse el magnífico Pazo de Meirás, que fuera disfrutado antaño por la familia Franco y hoy pertenece a la Xunta. En algún momento la escritora doña Emilia Pardo Bazán (la misma que escribió la romántica novela "Los pazos de Ulloa") se refugió entre esas viejas paredes de piedra.
Era uno de los lugares de descanso predilectos del anciano dictador -junto con su yate Azor- y disfrutaba allí de la caza de perdices y las oraciones a toda hora de su devota esposa doña Carmen Polo. El pazo fue parte visible del título "Señora de Meirás" con Grandeza de España que don Juan Carlos concedió, ya rey, a la viuda del hombre que lo eligiera para sucederle a título de soberano. Muerta ella, y enterrada quizá con su eterno collar de perlotas de tres vueltas, pese a que era un título vitalicio, el señorío de Meirás fue reclamado por el nietísimo Francis e inexplicablemente, vaya a saber uno el porqué, don Juanito se lo refrendó.



1.650.000€ 1.900.000€ Casa rural en venta, 600m2, 5 dormitorios en Redondela (Santiago)

Zona Redondela Redondela (Santiago)

Foto Casa rural en venta, 600m2, 5 dormitorios en...

9 Fotos

REDONDELA. EXCEPCIONAL PAZO GALLEGO CON UNOS 6.500m2 DE FINCA AMURALLADA, EN LA CUAL SE ENCUENTRA RODEADO DE ESPLENDIDOS JARDINES CON DISEÑO TURCO, CAPILLA PROPIA, HÓRREO Y FUENTE. UNA PROPIEDAD IRREPETIBLE, CON TODO CONFORT.

596 m²
29.464€/m²
5 habitaciones
3 baños