También llamado "piano de cuia",


El shekere o calabaza es un instrumento de percusión venido de África, consistente en una calabaza secada con cuentas o semillas tejidas en una red que la recubre.

Lo llaman lilolo en el Congo, axatse (en Ghana), chequeré en Cuba, xekeré en Bahía y agé (calabaza) en Río Grande del Sur. viene como uno de los instrumentos de la orquesta sagrada cuyos principales integrantes son los tambores o ilu.

En las religiones tradicionales afroamericanas -candomblé, batuque, santería, tambor de Mina- es usualmente ejecutado por mujeres, ya que ritualmente están impedidas de tocar el tambor, el instrumento masculino por excelencia.

Suele utilizarse mucho en la música hausa, una de las etnias de Nigeria. El shekere está hecho con las pequeñas calabazas que crecen como enredaderas sobre la tierra. La forma de la calabaza determina el sonido del instrumento. Se hace secando la calabaza durante varios meses, y quitando por un agujero pequeño la pulpa seca y las semillas. Después que es fregado para uniformizar el color del exterior, le es añadido el trabajo de las cuentas
tejidas como una especie de red floja, lo que proporciona al instrumento el roce percutor, así como el color.

El instrumento es usado tradicionalmente en los rituales religiosos, aunque también se utiliza para la música popular. Cuando se toca es sacudido y/o golpeado contra las manos.