Bichos peludos invaden el Barrio Sur: protestan por falta de predadores naturales para su especie.

Vecinos de dos barrios de Montevideo se vieron sorprendidos en los últimos días con la aparición de los comúnmente llamados "bichos peludos". Según la Intendencia, la situación está controlada.

Primero fue una mujer que se comunicó con el municipio porque había una cantidad importante de esos "bichos" en un árbol cercano a su vivienda. Luego fueron los vecinos del barrio Sur, fundamentalmente los que se encuentran en Gonzalo Ramírez y en la rambla a la altura de la calle Paraguay. Eso sucedió en Semana de Turismo. Allí, funcionarios municipales de Salubridad, equipados con ropa de protección y aparatos de fumigación, rociaron la zona.Los bichos habían invadido veredas, jardines y fachadas de casas. También habían llegado hasta varios baldíos de esa zona. Una vecina contó en ese momento que los "bichos peludos" comenzaron a aparecer de a poco, pero con el correr de los días su cantidad se fue acrecentando y se fueron trasladando hacia otras calles del barrio Sur. Pocos días después, vivieron una situación similar vecinos de la zona de Cordón. El martes funcionarios municipales fumigaron la zona de Eduardo V. Haedo entre Martín C. Martínez y Joaquín Requena. El director de Áreas Verdes de la Intendencia de Montevideo Mario Lázaro señaló que estos son dos casos puntuales y que este tipo de situaciones "se controlan bien".

"-Es una cuestión puntual. Lo tenemos dominado en los árboles y aparecen fuera sólo ocasionalmente", -dijo Lázaro. "-Esta es una larva que ataca todo lo verde con el afán de comer", -añadió. La larva en cuestión fue identificada por Lázaro como "procesionaria", aunque la comuna espera para hoy que la Sección Entomología de la Facultad de Ciencias corrobore que se trata de esa especie."-Tiene una población demasiado grande que no tiene control de manera natural y por eso nosotros la tenemos que controlar químicamente", -añadió. Y eso se puede hacer sin dificultades. Ese tipo de larvas pueden picar, pero sólo puede resultar complicado si la persona en cuestión es alérgica".

Se llaman así porque se desplazan en grupo y en forma alineada, como en una procesión. "-Al principio de la fila siempre hay una hembra (que teje un hilo de seda al que se unen las demás orugas) y que es la que marca el camino, de tal manera que si esta oruga guía se apartara de la hilera, el grupo se desorientaría" -explican en el portal Nexo Centros Veterinarios. La oruga posee pelos urticantes que dispersa cuando se ve amenazada y puede producir irritación en la piel y en las mucosas de los animales, en particular de las mascotas.En general, según el portal, al desplazarse en hilera estas orugas despiertan sobre todo la curiosidad de los perros, que pueden ingerirlas. Si el animal comienza a mostrarse intranquilo, jadeando más de lo normal, debe ser llevado a un veterinario ya que pueden venir síntomas más severos como hemorragias e inflamaciones.