Brasil arrasó con los Premios Velázquez al Arte Contemporáneo

La representación brasileña en ARCO lleva una marca en el orillo: diversidad. Es la condición híbrida, propia de una cultura mestiza donde se cruza la memoria europea del pasado imperial, la raíz africana y la indígena. Esa tensión entre reflexión y sensualidad, entre la razón y el cuerpo, entre la tradición y la contemporaneidad... es Brasil.

Las fotos de Rosângela Rennó, las construcciones orgánicas de Tunga, el universo fragmentado de Miguel Rio Branco, la magia de Vik Muniz y la inquietante levedad de los volúmenes suspendidos de Ernesto Neto, todo remite a la pródiga imaginación de un país capaz de hacer más cuando menos tiene.

En el umbral del stand de A Gentil Carioca -una galería autogestionada por artistas con base en el centro histórico de Río- hay tres hombres vestidos con camisetas rojas. Están rodeados de una nube de gente. ¿Curiosos? ¿Clientes? ¿Qué regalan, qué venden, qué tienen? Son los integrantes de la Pinoteca: por solo cinco euros el cliente elige la obra que más le gusta del catálogo y se va con un pin. Comienza a formar su pinoteca. Brasileños de ley, los muchachos dicen que la mejor obra se la quedan ellos: el catálogo con los retazos del deseo ajeno.Humor, gracia, sentido de la oportunidad. También esto es Brasil, un país con más de 180 millones de almas y un tercio por debajo de la línea de pobreza que a mediados del siglo pasado se planteó un proyecto cultural y, casi en simultáneo creó la Bienal, el Museo de Bellas Artes y el Museo de Arte Moderno de San Pablo. Era el sueño de ser "una potencia de las artes" en una megalópolis industrial alimentada por fortunas frescas. La Bienal resultó lo que imaginó su fundador Ciccillo Matarazzo: un puente tendido al mundo para legitimar la producción local.

Además de las galerías y sus 108 artistas, Madrid respira arte de Brasil. En el Reina Sofía los carteles de la gran muestra de Picasso compiten con la instalación de José Damasceno; Miguel Rio Branco expone en Casa de América; Regina Silveira, en la galería Metta; Ernesto Neto, en el corazón de Atocha... y la lista continúa.

1 comentario:

angela dijo...

hola Pai!!
sabes que muchos de estos artistas estuvieron aquí(mvd-rou)en agosto del año pasado.fueron convocados por el Encuentro Regional de Arte, organizado por Gabriel Peluffo y el Museo Blanes.
www.era.org.uy