Salsa criolla para el pingo argentino

El domingo 23 de marzo, a las 22, Enrique Pinti criticará duramente al Gobierno y a la oposición desde un lugar emblemático: la Plaza de Mayo. De espaldas a la Casa Rosada, acomodado en un sillón parecido al de Rivadavia, Pinti se ocupará con su verborragia y acidez característica de Cristina Fernández de Kirchner, Elisa Carrió, Néstor Kirchner, Mauricio Macri y Hugo Moyano en el marco de los 100 días de gestión de los gobiernos de la Nación y de la Ciudad, y de la edición especial por los diez años de La Cornisa, el programa de Luis Majul en televisión.


El hecho sería sólo una nota pintoresca y una linda apuesta de la producción del programa si no hubiera ocurrido algo que cortó el clima de humor y sátira de monólogo: la prohibición de la Secretaría de Cultura de la Nación para hacer uso del Cabildo, otro lugar emblemático de nuestra historia donde un día el pueblo se levantó y exigió saber qué era lo que verdaderamente estaba pasando.

La producción del programa había cumplido con todos los requisitos, pidiendo la autorización correspondiente y los permisos oportunos. Todo parecía encaminado hasta que Diego Marquis, el vocero de prensa del secretario de Cultura José Nun, argumentó: "Por razones políticas no puedo autorizar desde la Secretaría de Cultura que Pinti vaya al Cabildo a hablar mal del Gobierno".

"Es justo destacar que el Ministerio de Justicia y Seguridad -y los agentes de la Policía Federal- hicieron lo correcto y un poco más. No solo permitieron el uso del espacio público para la grabación de la nota en Plaza de Mayo; además nos facilitaron el trabajo para que la gran cantidad de gente que se acercaba a saludar a Pinti no impidiera la entrevista", explica la productora en un comunicado.

Este rechazo a utilizar El Cabildo como escenario para un programa se contradice con lo que ha autorizado la secretaria de Cultura en otras oportunidades en las que permitió que sea usado para filmar películas, aperturas de programas como CQC o emisiones especiales como la que hace unos años presentó Día D.

"Cabe preguntarse si la Secretaría de Cultura está obrando bien al considerarse dueña de un edificio histórico que le pertenece a toda la comunidad, sólo porque no le cae simpática la opinión de uno de los artistas más reconocidos de la Argentina", agregan desde La Cornisa.

Al enterarse de la situación, la presidenta de la Comisión de Libertad de Expresión de la Cámara de Diputados, Silvana Giudici (UCR), invitó al periodista Luis Majul a prestar testimonio para reunir más información sobre el rechazo de la Secretaría de Cultura al pedido de usar el Cabildo para entrevistar a Enrique Pinti. Ella explicó que esta "absurda" negativa se suma a otros ataques a la libertad de expresión como el espionaje a través de la intercepción de las comunicaciones telefónicas, denunciadas en octubre por la Revista Noticias. Enrique Pinti finalmente fue entrevistado en la Plaza de Mayo, a espaldas de la Casa Rosada. Lo más paradójico de toda la situación es que, en la nota, Pinti comentó que había votado a Cristina Fernández de Kirchner.