Sometido a tortura: debe pasar largas horas oyendo a sus acusadores


El ex presidente nipoperuano Alberto Fujimori padece de un edema en las piernas debido a las largas horas que debe permanecer sentado escuchando las audiencias del juicio público al que es sometido. Es una cuestión "postural", dicen los médicos. El tribunal que juzga a Fujimori determinó que fuese examinado después que en la audiencia del lunes último el ex presidente se quedara dormido y luego se quejara de un adormecimiento en las piernas.

El juez César San Martín determinó que las audiencias continúen, aunque espera más análisis para poder decidir si le pondrá al lado algún masajista con el objeto de impedir su cansancio...

¿Duerme en paz?

Funcionarios del tribunal peruano informaron que se suspendió temporalmente el 24 la vista de la causa de la violación de derechos humanos por parte del ex presidente peruano Alberto Fujimori porque estaba dormido en la vista oral y se quejó después del dolor de las piernas.

El magistrado Martín lo llamó dos veces, pero no logró despertarlo. Fujimori, de 69 años, levantó de súbito la cabeza y pareció sumido en una confusión cuando tenía en cuenta que todos lo miraban. El magistrado le preguntó si estaba en buenas condiciones de salud, y Fujimori dijo: "En los últimos días estaba muy fatigado, y me duelen las piernas". El magistrado propuso que el médico del tribunal le hiciera un examen físico, pero Fujimori respondió: "-No, gracias. No creo que sea necesario."

El juicio continuaba, pero un poco más tarde el magistrado decidió suspender temporalmente la vista oral para que Fujimori tuviera más tiempo para descanso. Fujimori es acusado por cometer brutalidades en su mandato entre 1990 y 2000. Estas incluyen las mantanzas en 1991 y 1992. Según se dice, estas matanzas fueron obra de "un escuadrón de la muerte formado por integrantes del Ejército". Fujimori negó haber desatado la "guerra sucia" durante su mandato. Fue extraditado desde Chile a Perú en septiembre del año pasado, y el juicio comenzó en diciembre. El fiscal pide una condena de 30 años de prisión contra él.