Dedito acusador contestado

El gobierno de Guinea Ecuatorial expresó públicamente ayer el malestar de su presidente Teodoro Obiang tras el reproche que el mandatario recibió de Cristina Kirchner por la situación de los derechos humanos en su país durante la visita que hizo a la Argentina una semana atrás, invitado por la Casa Rosada.

Según un cable de la agencia EFE, la página web oficial de la presidencia guineana fue el canal elegido por las autoridades del país africano para hacer saber su enojo. El portal dice que Obiang no viajó a la Argentina "para recibir lecciones de democracia y respeto de los derechos humanos".

El gobierno de Obiang, que llegó al poder en 1979 por medio de un golpe de Estado, calificó de "positivo" el viaje de su presidente a la Argentina, pero señala que "Guinea Ecuatorial no puede ser culpable ni responsable de que dirigentes gubernamentales, partidos políticos y medios de comunicación argentinos ignoren la evolución positiva y los grandes progresos" emprendidos en el país.

Durante el acto de recepción en la Casa Rosada, la presidenta Cristina Kirchner había dicho ante la presencia de Obiang que "su país cuenta con inmensos recursos hidrocarburíferos en un mundo donde el petróleo y el gas son indispensables. Pero no puedo dejar de expresarle, señor presidente, nuestra honda preocupación por la situación de los derechos humanos en su país".

El Ejecutivo guineano resaltó que la antigua colonia española en Africa subsahariana "ha experimentado grandes avances con sus actores políticos y organizaciones de la sociedad civil, en materia de democracia y derechos humanos durante la ultima década". Manifestó además que este trabajo "ha valido a Guinea Ecuatorial el reconocimiento explícito de prestigiosas organizaciones internacionales, como las Naciones Unidas, la Unión Europea, el Grupo ACP (Africa, Caribe y Pacífico)". También afirmó haber recibido este reconocimiento de "Estados con una reconocida y acreditada trayectoria democrática, entre los que, lamentablemente, no se puede incluir a la Argentina por los hechos que todos recordamos con pesar", en referencia a la dictadura militar vivida en ese país.El viaje se hizo asimismo "para ser coherente y consistente con la visión y la vocación que siempre han caracterizado a Obiang en su conocida tesis y filosofía" de los vínculos hispanos entre Guinea Ecuatorial y América latina.

El gobierno de Obiang recordó que los lazos comunes sitúan a Guinea Ecuatorial como un país que debe desempeñar un papel "perseverante en su vocación de ser el puente natural de los intercambios culturales, comerciales y de cooperación entre Africa y los países de América latina". Aseguró también que "tratar de manipular esta voluntad de reencuentro de Guinea Ecuatorial y su presidente con estos países hermanos, con los cuales comparte el mismo espacio cultural e histórico, no deja de ser de una insostenible frivolidad y cinismo".

Indicó, por otra parte, que la "frustrada campaña [de desprestigio] ha sido orquestada por algunos círculos de gobernantes, grupos de presión y medios de comunicación argentinos deseosos de empañar la gira a su país con actitudes impropias". Concluye que los "despropósitos inaceptables vertidos sobre Obiang ponen al descubierto ante la opinión publica nacional y la comunidad internacional el grado de desconocimiento que la Argentina tiene sobre la historia y la evolución de la situación internacional en otras partes del mundo".

Publicado por La Nacion
Un comentario de lector: "¿Para qué lo invitamos, le damos honores de estadista y luego lo retamos en publico?"