Pero ¿habrá realmente apertura?


LA HABANA (Reuters).- Fidel Castro volvió a la carga para aclararle a Estados Unidos que su renuncia después de casi medio siglo en el poder representa el fin de una etapa en Cuba, pero no de su sistema socialista.

En el primer texto publicado desde su retiro, Castro, de 81 años, rechazó los comentarios del presidente George W. Bush y de los precandidatos a sucederlo en la Casa Blanca de que su salida del poder despeje el camino para un "cambio democrático".

"Estoy de acuerdo, ¡Cambio!, pero en Estados Unidos. Cuba cambió hace rato y seguirá su rumbo dialéctico", escribió Castro en un ensayo publicado por Granma , diario del Partido Comunista.

Castro se despidió el martes del poder. No aparece en público desde que enfermó y transfirió el mando a su hermano Raúl Castro hace un año y medio. El enfrentamiento con Estados Unidos marcó su vida política desde su revolución de 1959. Un total de diez gobiernos estadounidenses intentaron terminar con el sistema socialista levantado por Castro a sólo 150 kilómetros de Estados Unidos.

Washington aplica desde hace más de 45 años un embargo comercial contra Cuba, reforzado por Bush.