Símbolos de (re)conocimiento





Cada símbolo es la expresión del Todo. Para llegar a la vivencia simbólica plena, es necesaria una apertura no sólo intelectual sino también y sobre todo existencial; pues únicamente de este modo la vivencia simbólica y sus interpretaciones pueden volverse transparentes.


O -como decía mi finada ìyálorisha Yèyèbo, muy práctica como buena hija de Òshun- "Tem que estar, ver, ouvir... e calar fluindo."

Siempre machacamos la necesidad de esto al referirnos a nuestras modalidades religiosas, imposibles de aprehender de otro modo que en la convivencia. Bien que contamos hoy con excelentes investigadores de nuestra cultura, desde fuera y desde adentro de nuestra perspectiva, hay detalles, saberes y sentires que ningún texto escrito, por mejor que sea, puede describir o enseñar. La cultura oral,, aún en estos tiempos de escritura real y virtual, sigue siendo la marca de fábrica de las religiones de afrodescendientes.