Caboclos y boiadeiros


Hablar de caboclos es bastante extenso y difícil aunque agradable, pues existen tantos, que sería una mentira declarar que los conocemos a todos.Entre los caboclos se encuentran los indios y los trabajadores de campo, los boiadeiros o vaqueros…

Son entidades fuertes y viriles; algunas tienen una gran dificultad de expresarse en nuestra lengua o en portugués, siendo auxiliados por los cambonos.Son serios, pero les agradan las fiestas y les gusta cantar y danzar; beben vino, cerveza o una mezcla de aguardiente y frutas con mucha miel. Fuman charutos o cigarros normales, en el caso de los boiadeiros. Éstos son mucho más extrovertidos y alegres, y les gusta la música: a veces cantan y cuentan en forma verseada sobre sus andanzas por estas tierras.

Los indios o caboclos de pena son expertos en el arte de curar y en la limpieza espiritual, como profundos conocedores de las hierbas medicinales y sus propiedades reales y espirituales. Los resultados de sus trabajos aparecen rápidamente. Les agradan mucho los niños y se entristecen -y a veces enfurecen- cuando son maltratados por sus padres.Les gusta que se les ofrende frutas, plantas y flores, y sus fiestas deben ser bien ornamentadas por los miembros del templo con ramas verdes, sin necesidad de una decoración suntuosa pues son bastante simples, pero con que haya flores, frutas y gajos verdes quedan muy satisfechos.

En las matas, en las cascadas, en las playas, en las orillas de los ríos y al pie de las montañas siempre está la presencia de uno o más caboclos, como así también entre las plantas y los animales silvestres.

Sete-Cachoeiras, Sete-Montanhas, caboclo Arruda, caboclo Guine, Cobra Coral, Sucuri, Jibóia, están ligados a la mata.Caboclo Rompe Mato está ligado a Oxossi,mientras que el caboclo da Pedra Preta está ligado a Xangó. Y luego hay ligados a otras fuerzas de la naturaleza, como Ventania, Flecheiro, Treme-Terra.
Los ligados a los hechizos: Serra Negra, Araribóia, Jaguari; a los colores, caboclo Roxo, caboclo Girassol; a las tribus como los caboclos Tamoio, Guarani, Tupi, Aimoré. Y cada caboclo tiene su compañera: Jupira, Jandira, Iara, Jurema, Iracema…
Siempre habrá un caboclo ligado a cualquier área de la naturaleza, para protegernos y auxiliarnos. En esos sitios agrestes que son respetados por el ser humano se manifiestan los caboclos, como quiera que sean llamados, ya con palabras como con cánticos y música.
(Texto del Ilé axé Oyá)

A menina do sobrado mandou-me chamar pelo seu criado eu mandei dizer pra ela que estou vaquejando o meu gado. Sou caboclo boiadeiro e gosto do samba enfeizado!

(Este ponto de boiadeiro pertenece al que recibe mãe Ceule, de Guaiba, mametu ndengue del Reino da Justiça. A él y a ella todo mi cariño.)