Presentación en sociedad y orúko








Tenía la invitación, las ganas enormes de ir, la valija -siempre- pronta. Pero mi Orí me llevó a otra tierra, a otra tarea. Bàbá Oba Òròsí ha presentado una ìyáwo que gritó a la ciudad, al mercado, a la floresta y al agua su nombre.
Que sea de bendición para su vida, para su orisha, para su casa, para su padre espiritual tan correcto y puntilloso.

Que esa ìyáwo que recién ha nacido distinguida por la orgullosa pluma de odídè encuentre en el culto a su ancestralidad la paz y la prosperidad que deseo para mí mismo y para los míos.
Que ení -la estera que la ha levantado de la Tierra- espere mucho tiempo para recubrir su cuerpo sacralizado y sea cantada con respeto y alegría.

Fàrà ìmòrà!