Cumpleaños ajetreado

El mismo día del comienzo del Seminario en Omi O Bàbá! y del batuque que reseñé, bàbá Alfredo estaba cumpliendo años. En el seno de su familia –esposa, hijos, nuera, yerno, suegros y demás afectos- fui recibido con enormes muestras de afecto. Me traje de allí ese sentimiento junto a tres piedras “paridas” por Òsun en las aguas de una cachoeira paraguaya y de contrabando –me lo introdujeron subrepticiamente en la valija- un llavero confeccionado con un nudo de lenga. Si es verdadera la leyenda de esa madera singular que sólo crece entre los vientos tempestuosos de ese fin del mundo que son las tierras australes de nuestra América, ese llavero traza un pacto de amistad entre este hombre singular y sacerdote consciente que es Alfredo y yo, que ningún viento o tempestad podrá deshacer. Hemos conversado mucho con bàbá Alfredo en estos días, y hasta he dormido bajo su techo hospitalario. Compartimos, además de la tradición del rito ìjèsà al que también pertenece mi querida ìyá Peggie, un mutuo respeto y un intercambio que desmiente la supuesta inquina entre Ògún y ngó. Otro argumento más que me comprueba que argentinos y orientales pueden cruzar el río que nos une –no nos separa a menos que seamos malos argentinos y peores orientales- para compartir experiencias enriquecedoras como las que me ha tocado vivir este fin de semana. Gracias Alfredo y Adela por la amistad y el cariño. Que sea yo digno de ellos y vuestros orisha me bendigan siempre.

1 comentario:

alfredo dijo...

Estimado Hermano Milton
No es el contrabando ,si no una muestra abierta de la hermandad de los pueblos del rio de La Plata.
No hay distinciones, ni diferencias , si no distintos matices, de nuestra religion.
Las palabras de consideracion, hacia mi y mi esposa(Adela),te las agradesco, ya que me senti no solo con un hermano, si no con una persona que interpreto mi comentario, y el ritual realizado en el mar.
Que se queden con la intriga(solo tu los sabes)y si mi corazon se abrio,sera por que los Orixas los quisieron.
Y espero que segun las tribus Onas
sigamos, con las leyendas.Y nos puedan unir en la diversidad
Un abrazo y espectacular tu Blog
Baba Alfredo de Ogun