El (hu)Evo del loro

En una abierta amenaza de intervención en la crisis política de Bolivia en respaldo del presidente Evo Morales, un aliado político suyo, el mandatario venezolano Hugo Chávez advirtió que Caracas "no se quedará de brazos cruzados" si se le hace daño a aquel país. La advertencia se produjo luego de que el Senado boliviano controlado por la oposición, aprobara anteayer una ley de referéndum revocatorio que Morales aceptó promulgar, por la que en 90 días el mandatario plebiscitará su gestión y la de los prefectos del país, mayoritariamente opositores.De este modo se prevé encontrar una salida a la crisis política que atraviesa Bolivia hace varios meses. El país se encuentra empantanado entre el proyecto de Morales de "refundar la nación" con una reforma constitucional de corte estatista e indigenista, y el anhelo de lograr la autonomía de La Paz de los prefectos (gobernadores) de los departamentos más ricos del país.

"En el supuesto de que las fuerzas oligárquicas de Bolivia llegaran a hacerle un daño a aquel hermano país que lleva el nombre de [Simón] Bolívar, Venezuela no se va a quedar de brazos cruzados", declaró Chávez ante ministros de Energía y Petróleo de 12 países sudamericanos reunidos en Caracas.Ahí podría comenzar aquello que el Che Guevara dijo: «Un Vietnam, dos Vietnames, tres Vietnames en América latina»"- amenazó. "Acúsenme de injerencia de una vez. Me declaro culpable desde ahora mismo. Si algo llega a ocurrir, se rompen sencillamente las reglas del juego. Ojalá que no nos obliguen".

Chávez criticó además el referéndum del domingo pasado (considerado "ilegal y separatista" por Morales) por el cual se ratificó la autonomía del departamento boliviano de Santa Cruz. Esa votación en la que triunfó de un modo abrumador el sí a la autonomía, será continuada por referéndums similares en Beni, Pando y Tarija, en un proceso que finalizará el 22 de junio próximo antes de que se realice el referéndum revocatorio, previsto para agosto.

Tanto Morales como el presidente venezolano, ambos muy resistidos por Washington, han acusado a Estados Unidos de alentar la rebelión de los cuatro departamentos bolivianos contra el gobierno. "Es un plan contra Sudamérica", y de "factura norteamericana" acusó ayer Chávez. El presidente venezolano fue aún más lejos y dijo que hay intentos en Ecuador y en Venezuela de emular los pronunciamientos autonomistas en los departamentos bolivianos.En concreto, Chávez advirtió al gobernador de la rica región petrolera venezolana de Zulia, Manuel Rosales, al señalar que sólo con una guerra podrá concretar pronunciamientos autonómicos como los de Bolivia: "Están emocionados por lo que creen que pasó en Bolivia, dicen que fue una gran victoria y fue un gran fraude. Ayer estaban reunidos y ya presentaron un plan de secesión de Zulia".

"Yo les digo que la única forma de que arranquen a Zulia o cualquier otra parte de Venezuela es que haya una guerra aquí", dijo Chávez. "Búsquense un ejército y arránquennos si pueden un pedazo de tierra [...] No lo van a lograr", agregó.

El titular del Senado boliviano, el opositor Oscar Ortiz, replicó de inmediato los dichos de Chávez y le pidió a Morales "suspender" su relación con Caracas. "Si el pueblo decide revocar el mandato de Morales, Chávez no tiene que venir con sus militares a sostenerlo", sostuvo Ortiz. Por su parte, un ex aliado de Chávez y ex ministro de Defensa venezolano, Raúl Baduel, acusó al mandatario de buscar un conflicto internacional, en un intento de mejorar su popularidad y de aplazar los comicios municipales y regionales de noviembre en Venezuela.

"Lo que pase en Bolivia es asunto de los bolivianos", dijo Baduel.

Añadió que "la guerra que ha declarado" Chávez a "supuestas intenciones separatistas en Zulia" forman parte de su empeño por crear un conflicto interno adicional al internacional para "perpetuarse en el poder".

Agencias AFP, ANSA y EFE